Qué es la Solidaridad

dibujo representando el concepto de solidaridad

¿Qué es solidaridad? ¿es enternecerse cuando vemos a un “pobre” en la calle y depositar unos céntimos en el cuenco que alarga con la mano? ¿es ayudar a una persona que se ha caído en la escalera? ¿es acudir a una manifestación sujetando una pancarta? ¿es correr un maratón por una buena causa que figura en la línea de meta?¿es comprar un bolígrafo solidario…? ¿qué es…?

La solidaridad …algo tan fácil de citar, como difícil de practicar… Demasiadas veces prostituida en función de intereses políticos, religiosos o sociales, demasiadas veces manipulada. En definitiva, un concepto que hoy, en tiempos de crisis y estafas, es necesario limpiar, sentir y sobre todo practicar.

Como figura en Wikipedia, ”la solidaridad en el aspecto social se entiende como la capacidad de entregarse a otros individuos pensando en estos como semejantes; es decir, poder compartir un hogar, alimentos, sentimientos, etc. con otro ser vivo, sin pensar en su situación económica, tomando en cuenta también que los bienes no son solo lo material, sino también lo sentimental”.

Según Luis de Sebastián, autor de “Guardián de mi hermano. La solidaridad”, … “entiendo solidaridad como la actitud y el comportamiento individual o colectivo, que lleva a una persona o grupos humanos a preocuparse de los demás, próximos y lejanos”…

Ambas definiciones, aunque distintas, albergan una misma idea: “entregarse a otros individuos”… “preocuparse de los demás”…

¿Qué sentido tiene hablar de solidaridad en tiempos de crisis? ¿No estamos en una situación de sálvese quien pueda? No; ahora precisamente, es el momento de hablar de solidaridad y de practicarla, precisamente, porque el número de los que la necesitan, es mayor.

Dice Sebastián: ¿Razones para ser solidarios?

Razón de conciencia – Surge del hecho de que a la mayoría de nosotros nos conmueven los sufrimientos de los demás. Esos sufrimientos suelen ser religiosa, filosófica y humanamente intolerables. La respuesta a esta intolerable situación es la compasión ante el dolor ajeno. Es la solidaridad que nos sale del fondo del alma. ¿Quien la puso allí? La educación que recibimos de niños, la religión, las persuasiones políticas, quien sea, pero ahí está en la mayoría de los seres humanos. Todas las religiones cristianismo, judaísmo, budismo, islamismo, etc, predican alguna forma de “Amor al prójimo” y ponen como norma que sea como el amor a nosotros mismos.

Razón de decencia – Se basa en la desigualdad, que es la raíz de muchos de los males que afligen al mundo. La acumulación de enormes riquezas en las manos de un número reducido de ciudadanos del mundo, cuando al mismo tiempo millones de personas mueren de hambre, es sumamente ineficiente desde el punto de vista colectivo. No es exagerado suponer a los muy ricos del mundo una fortuna promedio de varios miles de millones de dólares. Con mil de estos super millonarios se llegaría al PIB mundial, que sobrepasan los 30 billones de dólares. Esa acumulación de riquezas no sirve para nada útil, ni contribuye a aumentar el bienestar de nadie.

Ciertamente no aumenta el de las mayorías pobres, pero ni siquiera aumenta de una manera significativa el bienestar y la felicidad de quienes las acumulan. Les aumenta su poder y su orgullo. Pero eso a la Humanidad ¿para qué le sirve?

Los pobres saben cómo viven los ricos y estos ven constantemente la vida miserable de los pobres. Ya no podemos decir, como los ricos del siglo XIX, que no sabemos lo mal que viven los pobres. La televisión y el cine no nos dejan escape ni coartada. Ahora vemos los miles de hambrientos que deambulan por África, Centro América y Haití, el Sudoeste Asiático, las decenas de miles de africanos que se consumen con el SIDA… No podemos poner la excusa de que nadie nos ha dicho ni nos ha pedido ayuda para paliar tanta miseria.

Podemos también correr el riesgo de engañarnos pensando que los pobres se encuentran a miles de kilómetros de donde vivimos y que es difícil llegar a ellos. No hace falta mucha agudeza visual para darnos cuenta de que los pobres también se encuentran a nuestro alrededor y de que nos cruzamos todos los días con personas de nuestro entorno que tienen serias dificultades para llegar a fin de mes e incluso para dar de comer a sus hijos.

Ahora más que nunca tenemos que hacer acopio de sentimientos de solidaridad y ponerla en práctica. La solidaridad no es un lujo que solo podemos permitirnos en los buenos tiempos. La solidaridad es para cuando sufre la gente, y ahora, en el Mundo Pobre y también aquí, a nuestro alrededor, lo está pasando muy mal. Es el tiempo de la solidaridad. No hay excusa para no ser solidarios.

Gerardo Donoso Contreras reflexiona sobre la solidaridad según expone la doctrina social de la Iglesia:

Cualquiera puede hacer filantropía, cualquiera puede dar un trozo de pan o una moneda, pero Solidaridad para el cristiano es mucho más que un trozo de pan, una moneda o una prenda de vestir usada que se entrega al mendigo. Vemos a veces a hombres y mujeres adultos que continúan practicando ahora esa solidaridad (filantropía) de sus años juveniles, con un aporte económico a una determinada obra benéfica o repartiendo limosnas por la ciudad, creyendo a pie juntillas que son solidarios, pero sólo son mantenedores y sostenedores de la miseria. La solidaridad es también una verdadera y propia virtud moral, no solo un sentimiento superficial por los males de tantas personas, cercanas o lejanas. Al contrario, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno. No basta con las acciones solidarias a modo de flor de un día y que luego desaparece.

La solidaridad no puede reducirse a un mero sentimiento, sino que debe ir “más allá”…

Tags:

Donar 10 euros en alimentos

básica
  • 2 l. Aceite
  • 3 l. Leche
  • 2 kgs Arroz
  • 2 packs Conservas pescado
  • 3 packs Pasta

* Los donativos hechos para cada tipo de cesta se dedicarán, principalmente a la adquisición de los alimentos indicados. Sin embargo, dependerá en cada momento de las necesidades urgentes de determinados alimentos que se precisen, en función de stocks

Donar 20 euros en alimentos

completa
  • 4 l. Aceite
  • 3 l. Leche
  • 3 packs Pasta
  • 3 kgs Arroz
  • 3 packs Conservas pescado
  • 3 botes Tomate lata
  • 3 packs Legumbres

* Los donativos hechos para cada tipo de cesta se dedicarán, principalmente a la adquisición de los alimentos indicados. Sin embargo, dependerá en cada momento de las necesidades urgentes de determinados alimentos que se precisen, en función de stocks

Donar 25 euros en alimentos infantiles

infantil
  • 1 bote Leche infantil
  • 2 cajas Papillas
  • Potitos
  • 1 caja Galletas

* Los donativos hechos para cada tipo de cesta se dedicarán, principalmente a la adquisición de los alimentos indicados. Sin embargo, dependerá en cada momento de las necesidades urgentes de determinados alimentos que se precisen, en función de stocks

Donar dinero vía PayPal

A través de PayPal puede también realizar donaciones online de manera segura mediante una tarjeta de crédito o una transeferencia bancaria.

Cookie erabilera / Uso de cookies

Webgune honek cookie-ak erabiltzen ditu zuk erabiltzailearen esperientziarik onena izan dezazun. Nabigatzen jarraitzen baduzu, aipatutako cookie-tarako eta gure cookie politikarako onespena ematen ari zara. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies